Intuición y Movimiento

¿Cuántas veces a partir de ciertas observaciones y hechos conocidos hemos llegado a conclusiones que nos parecían intuitivamente lógicas pero terminaron siendo incorrectas? En mi caso en varias ocasiones.

Muchas veces el método de razonar desde la “intuición” resulta erróneo y conduce a ideas falsas o equivocadas.

Este fin de semana, repasando un entretenido librito escrito por Albert Einstein y Lopold Infeld, titulado “La Física: aventura del pensamiento” encontré un ejemplo concreto de los errores a los que puede llevar un razonamiento basado en pura intuición.

Einstein toma como ejemplo el problema del “movimiento de los cuerpos” y comenta cómo durante siglos se tuvo como verdadera la afirmación al respecto de Aristóteles, nada menos, que en su libro “Mecánica”, expresaba:

“El cuerpo en movimiento se detiene cuando la fuerza que lo empuja deja de actuar”

Aristóteles vinculaba, como intuitivamente a primera vista todos lo hacemos, la velocidad o rapidez en el movimiento de un cuerpo con la fuerza o la acción.

Ahora bien, suponiendo que conducimos un carrito en una calle horizontal y de repente dejamos de empujarlo, sabemos que el mismo recorrerá una cierta distancia antes de detenerse. ¿Cómo podemos aumentar esa distancia?, podríamos engrasar las ruedas o tal vez alisar aún más la superficie sobre la cuál se desplaza el carrito. O sea lograríamos una mayor distancia en el desplazamiento del carrito disminuyendo las influencias externas, aminorando los efectos de la fricción o roce.

Por medio del ejemplo estamos haciendo una interpretación teórica, hasta cierto punto arbitraria, de lo observado. Es por ello, que es útil imaginar un camino perfectamente alisado y ruedas sin roce y así concluir que, en dicho caso, al no existir influencias externas al movimiento, el carrito se movería eternamente a una velocidad uniforme.

Esta forma de razonar científicamente fue introducida por Galileo y nos dice que no debemos creer, siempre, en las conclusiones intuitivas basadas en la observación inmediata.

Finalmente, con respecto del movimiento de los cuerpos, fue Newton quien lo formuló correctamente a través del “principio de la inercia”:

“Un cuerpo en reposo, o en movimiento, se mantendrá en reposo, o en movimiento rectilíneo y uniforme, a menos que sobre él actúen fuerzas que lo obliguen a modificar dichos estados”.

La ley de la inercia no puede inferirse directamente de la experiencia, sino mediante el razonamiento coherente con lo observado. El experimento ideal no podrá nunca realizarse, a pesar de que nos conduce a un entendimiento profundo de las experiencias reales.

Aplicar esta forma de razonar científicamente en todos los órdenes nos hace menos falibles a conclusiones rápidas que suenan bien pero que muchas veces son equivocadas.

Entrada propuesta para la quinta edición del Carnaval de Física en el blog Cienciamania).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: